Bienvenido al mision Holy Doctor, un lugar donde puedes encontrar sanación para tu cuerpo y alma, sin gastar tiempo o dinero. No has llegado aquí por azar, sino para escuchar una buena noticia: Hoy es tu día! – un día de bendición y salvación en tu vida.

En este hospital virtual encontrarás personas dispuestas a apoyarte en oración, darte un consejo y contestar tus preguntas sobre la vida.

Querido visitante, he escrito este mensaje pensado en tí, por amor a tí que estás sufriendo, a tí que no piensas que hay salvación, que has sido abandonado y nadie te quiere, a tí que eres rico y lo tienes todo, excepto paz y alegría, a tí que necesitas sanación en tu cuerpo  y consuelo en tu alma. 

Este amor que siento por tí es un regalo de Dios que hoy te quiero ofrecer a tí. 

Muchas veces en la vida llegamos al colmo de la desesperación, sin saber hacia donde ir para buscar ayuda y consuelo. Acudimos a todo tipo de personas, médicos, psicólogos videntes y a cualquiera que nos prometa ayuda, curación y solución para nuestros problemas.

Nosotros siempre esperamos encontrar algún día la persona que nos ayude, pero aún así, nos decepciona y desamparados la mayoría de las veces. 

Siempre que ir al hospital hay que esperar un tiempo hasta que el médico puede ver con nosotros. Por lo tanto, quiero que usted tenga un poco de paciencia y leer este mensaje que he preparado con todo mi corazón y que es el fruto de un gran deseo: Me gustaría que usted sea una persona feliz. 

Te pido que te detengas un momento para leer este mensaje que he escrito para ti con toda mi alma, porque quiero que a partir de hoy puedas ser feliz.

Para entender mejor que es el hospital virtual Holy Doctor, te voy a contar una historia.

Lee a continuación mi pensamiento y visión para ti.

Biblia,  2 Reyes: cap. 5 versículos 1-14:

"Naamán, jefe del ejército del rey de Siria, era un hombre muy importante delante de su señor y tenido en gran estima, porque por medio de él Jehovah Había librado a Siria. El hombre era un guerrero valiente, pero leproso.

Los sirios habían salido en incursiones y habían llevado cautiva de la tierra de Israel a una muchacha, la cual servía a la esposa de Naamán.

Ella dijo a su señora: --¡Ojalá mi señor se presentase al profeta que está en Samaria! Pues él lo sanaría de su lepra.

Naamán entró y habló a su señor, diciendo: -Así y así ha dicho la muchacha que es de la tierra de Israel.

 

El rey de Siria le dijo: -Anda, ve, y yo enviaré una carta al rey de Israel. Partió, pues, llevando consigo 10 talentos de plata, 6.000 siclos de oro y 10 vestidos nuevos.

También llevó la carta para el rey de Israel, la cual decía así: Ahora, cuando esta carta llegue a ti, sabrás que yo te he enviado a mi servidor Naamán, para que lo sanes de su lepra.

Y sucedió que cuando el rey de Israel Leyó la carta, rasgó sus vestiduras y dijo: --¿Acaso soy yo Dios, para dar la muerte o dar la vida, y para que éste me envíe un hombre, a fin de que yo lo sane de su lepra? ¡Considerad, pues, y ved cómo él busca ocasión contra mí!

Pero sucedió que cuando Eliseo, el hombre de Dios, oyó que el rey de Israel había rasgado sus vestiduras, envió a decir al rey: "¿Por qué has rasgado tus vestiduras? ¡Que venga a mí, y sabrá que hay profeta en Israel!"

Entonces Naamán llegó con sus caballos y su carro, y se detuvo ante la puerta de la casa de Eliseo.

Y Eliseo le Envió un mensajero que le dijo: --Ve, lávate siete veces en el Jordán, y tu carne te será restaurada, y serás limpio.

Naamán se enfureció y se fue diciendo: --He aquí, yo pensaba que seguramente él saldría, que puesto de pie invocaría el nombre de Jehovah su Dios, y que moviendo su mano sobre el lugar, sanaría la parte leprosa.

¿No son los Ríos de Damasco, el Abana y el Farfar, mejores que todas las aguas de Israel? ¿No podría yo lavarme en ellos y ser limpio? Y dando la vuelta, se iba enojado.

 

         Pero sus siervos se acercaron a él y le hablaron diciendo: --Padre mío, si el

          profeta te hubiera mandado alguna cosa grande, ¿no la habrías hecho?

         Con mayor razón si él te dice: "Lávate y Serás limpio."

 He citado esta historia para que te des cuenta de algunas cosas importantes que tienen que ver con tu vida.

La niña que trabajaba en el servicio de la mujer de Naamán tenía dos cualidades extraordinarias:

La primera: Tenía fe, creía que Dios hace milagros con las personas.

La segunda y la más importante: ella había entendido que, cuando una persona viene con toda su pena ante Dios, Él no mira ni ha su cara ni a su religión. Independientemente de que seas musulmán, hindú, budista, cristiano u de cualquier otra religión, Dios, el Creador del cielo  y la tierra, escucha cualquier oración, de cualquier persona que viene hacia Él con sinceridad.

 

2. Eliseo le pidió a Naamán algo inusual y sorprendente:

‘’ Ve, lávate siete veces en el Jordán, y tu carne te será restaurada, y serás limpio.’’

 Naamán, indignado, se marchó murmurando: ‘’¿No son los Ríos de Damasco, el Abana y el Farfar, mejores que todas las aguas de Israel? ¿No podría yo lavarme en ellos y ser limpio?’’

Si te dijera ahora que conozco la manera para curarte de cualquier enfermedad física, depresión, adicción a drogas, alcohol u otros vicios, tal vez dirías igual que Naamán:

‘’He ido a muchos médicos, psicólogos y especialistas del mundo entero, luego he rezado a mi Dios, ¿no es suficiente...?

Si te recomendara hoy direcciones de médicos de renombre que te curaran de cáncer ó cualquier otra enfermedad, no lo pagarías ó lo darías todo para curarte?

Varias maneras en las que fueron curadas personas antes del Señor Jesucristo.

Cuando el pueblo Israel pecó, Dios les castigó por sus pecados mandando unas serpientes que les mordieron y muchos murieron. Luego, Dios les dijo que levantaran una serpiente de cobre en el desierto para que todos que la miraran se curaran.

Más tarde cuando el pueblo empezó a venerar aquella serpiente que la llamaron ‘Nehustán’, es decir ídolo, Dios ordenó que la destruyeran, para que el pueblo no le rindiera más culto y ENTENDIERA QUE SÓLO MEDIANTE LA FE EN DIOS HABÍAN SIDO CURADOS!!!

Naamán tuvo que irse al Jordán y se bañó siete veces. En Jerusalén había una piscina que se llamaba Betsaida. A veces, el Ángel del Señor agitaba el agua y el que entraba primero se curaba de su enfermedad.

Como hemos visto, la gente iba, según les mandaba Dios, a varios sitios donde se podían curar. Esto ha sido bueno pero no todos pudieron aprovecharlas.

Con la llegada de nuestro Señor Jesucristo, todo ha sido simplificado.

El nuevo método a través del cual Dios cura hoy en día a las personas es JESUCRISTO.

Te pido con todo el amor que te dejes convencido para confiar en las palabras de Jesús e intenta el método que te voy a describir a continuación.

Biblia:

Mateo cap. 11: 28  ‘’Venid a mí todos los que estáis fatigados y agobiados, y yo os aliviaré.’’

Juan cap. 14:27  ‘’Os dejo la paz, os doy mi propia paz. Una paz que el mundo no os puede dar. No os inquietéis ni tengáis miedo’’.  

Juan cap. 14:13  ‘’En efecto, cualquier cosa que pidáis en mi nombre, os lo concederé, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.’’

Juan cap. 16:24  ‘’Hasta ahora no habéis pedido nada en mi nombre. Pedid y recibiréis, para que vuestra alegría sea completa’’.

Isaías profetizó  sobre Jesús en el capítulo 53: ‘’Sin embargo llevaba nuestros dolores, soportaba nuestros sufrimientos. Aunque nosotros lo creíamos castigado, herido por Dios y humillado, eran nuestras rebeliones las que lo traspasaban, y nuestras culpas las que lo trituraron. Sufrió el castigo para nuestro bien y con sus llagas nos curó.’’

Tal vez hay personas que te dicen: ‘’Sólo encontrarás cura si vas a tal Iglesia o encuentro.’’ No digo que no sea verdad, al contrario, la salvación está siempre ahí donde se llama el nombre de Dios.

Cuando creé este hospital virtual pensé en ti, que no has tenido ni siquiera un simple consejo que te pueda ayudar. Quizá tienes una alta posición social y te avergüenza ir a una Iglesia y, por este sentimiento tal vez no llegarás a encontrarte con el verdadero Dios, que te puede curar de cualquier enfermedad física o psicológica y darte la paz que tanto añoras.

Quizás hay gente alrededor que te ha señalado con el dedo diciendo: ‘’¡Bien merecido te lo tienes, Dios te ha castigado! Quizá has hecho cosas imperdonables y la gente ha empezado a despreciarte y no te puede perdonar. Ó tal vez has sido un ladrón ó has cometido un crimen y la gente no te da ninguna oportunidad. Ellos te evitan y te odian.

Pero el amor que Dios me ha dado para ti me anima a decirte que tienes derecho de salvación, curación, paz y la liberación de todo lo que te mantiene atado.

Aunque todos te hayan abandonado, nadie te valora y nadie te quiere, hoy te quiero decir que yo te quiero, porque Jesús te quiere y te quiere ofrecer una vida nueva y llena de alegrías.

Yo también estoy enfrentándome a las mismas debilidades que tú, pero Jesús me da fuerza y paz y me ayuda ser lo que por mí mismo no podría nunca serlo.

Si has llegado al colmo de la desesperación y crees que no tienes ninguna salvación, si has pensado en suicidio, por no ver sentido de la vida, si has intentado muchos métodos para curarte y volver a recuperar la paz y no lo has conseguido, te animo a leer las palabras que dijo el Señor Jesucristo:

Matei cap.6: 6 ‘’Tú cuando ores, entra en tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto; y tu Padre que ve en lo secreto , te premiará.’’   

No le cuentes tu dolor a nadie, porque a veces ni siquiera los seres queridos que están al lado te entienden, es más, es probable que te impidan probar este método que te voy a enseñar ahora.

Arrodíllate, abre tu corazón en oración ante Dios, deja las lagrimas que corran sobre tus mejillas, para que todo el dolor que has guardado durante años salga fuera y Dios, que lo puede todo, te escuchará.

 

Reza de una manera simple pero lleno de fe:

’’Te pido, Dios mío, en el Nombre de tu Hijo Jesucristo, ten piedad de mi, limpia mis pecados, sana mi cuerpo y mi alma, cambia mi vida y haz de mi una persona nueva. Enséñame que me quieres y que todavía haces milagros en las personas.‘’

Juan cap. 16: 24 ‘’Hasta ahora no habéis pedido nada en mi nombre. Pedid y recibiréis, para que vuestra alegría sea completa.’’

Si vas a hacer esto, te garantizo, confiando en el poder divino, que en tu vida ocurrirá un milagro, uno tan grande que no te puedes imaginar!

Haciendo esto, podrás confesar tú también: este es el Dios verdadero que me ha liberado, me ha sanado y ha hecho de mí una persona NUEVA y yo he recibido su regalo sin tener que pagar nada.

Te he escrito estas cosas porque te quiero.

El amor, En el nombre de nuestro Señor Jesús,

Emil Georgescu

ATRÉVETE!!! JESUCRISTO ES EL SANTO MÉDICO 

 

Comment Wall

You need to be a member of ,,Holy Doctor" to add comments!

Join ,,Holy Doctor"

Mission Holy Doctor